15.6 C
Lambaré

Lambaré que emprende: Jóvenes buscan crear y progresar pese a la pandemia

Sugerimos Leer

Cae en Paraguay la banda de «la estafa de la caja fuerte»

Una banda internacional fue desbaratada ayer por la Policía con la detención de seis integrantes y la incautación de 68.000 dólares auténticos...

Recuperan en Lambaré cemento denunciado en Salto del Guairá

La Policía y la Fiscalía recuperaron en un depósito de Lambaré un cargamento de 613 bolsas de cemento de 50 kilos, de...

Insólito robo de un camión descompuesto en Lambaré

Un camión de cargas que estaba depositado en un taller mecánico de nuestra ciudad desde hace seis meses fue robado por una...

Buscan a Loki, perro perdido en Lambaré

Un perro que responde al nombre de «Loki» se perdió en el barrio Valle Apu'a I de Lambaré. Por ello, los dueños...

Gustavo Loreiro (25) y Soledad Acuña (20) son dos lambareños que perdieron el empleo a raíz de la crisis económica que desató la pandemia. Lejos de rendirse, ambos jóvenes decidieron emprender para obtener ingresos y, ahora, mientras el primero incursionó en el mundo gastronómico, la segunda ingresó al rubro de la belleza y ofrece a sus clientas el servicio de la «planchita» a domicilio.

Con la llegada del covid-19, se desató una crisis económica sin precedentes, que obligó a empresas de diferentes rubros a disminuir la cantidad de personas de su nómina de trabajadores. Esta ola de despidos también afectó a los jóvenes lambareños Gustavo Loreiro y Soledad Acuña quienes, en la búsqueda de generar ingresos para construir un mejor futuro, decidieron emprender.

Por un lado, Gustavo Loreiro ingresó al rubro gastronómico y creó en compañía de su novia la «Pastelería B y G», un negocio en el que comercializa deliciosos productos dulces y salados. Por otra parte, Soledad Acuña decidió dar rienda suelta a su habilidad para el rubro de la belleza y, ahora, ofrece a sus clientas el servicio de la «planchita» a domicilio.

«Nunca imaginé ingresar al mundo de la cocina»

«Mi futura esposa trabajaba antes en una pastelería y yo, en un Shopping. En el 2019, empezamos a vender nuestros productos entre amigos y compañeros de trabajo. Luego, nos dimos cuenta de que teníamos ventas y funcionaba nuestro emprendimiento. Ella entonces renunció a su trabajo y se capacitó en el rubro de la gastronomía; ahí fue cuando empezamos a elaborar tortas y postres. En el 2020, renuncié en marzo a mi trabajo, pues ya veía venir mi despido como consecuencia de la pandemia. Ahora, nos dedicamos en un 100% a nuestro negocio y ambos elaboramos los productos», explica el joven.

Según el repostero, la perseverancia, dedicación y, sobre todo, la buena predisposición a la hora de crear
productos innovadores y de buena calidad constituyen los rasgos que caracterizan a su emprendimiento.

En este sentido, Gustavo comenta que actualmente ambos forman parte del proceso de producción. Aunque, su novia Beatriz se encarga de preparar las tortas personalizadas, él es responsable de la elaboración de los postres y otros dulces como, por ejemplo, la marmolada.

El joven afirma que aunque nunca se imaginó en el mundo de la cocina, ahora disfruta plenamente de su negocio, pues no solo le brinda un sostén económico, sino que también le ayudó a conocer a mucha gente y cumplir el sueño de festejar el Día del Niño, en el que otorgó una merienda a los más pequeños de su zona en Lambaré.

«En realidad, nunca imaginé que iba a tener este emprendimiento. Creo que fue una combinación; por un lado, mi novia ya esta metida en el rubro y, por el otro, mi mamá y abuela eran también cocineras. Todas ellas me impulsaron y me dieron las ganas para salir adelante. Este mundo (cocina) es muy bueno, ya que me ayudó a recorrer y conocer mucha gente. Además, me ayudó a cumplir un sueño que siempre tuve: festejar el Día del Niño. El año pasado, como reposteros, dimos una merienda a los niños de Lambaré.

Desde este año, el emprendimiento del joven ya no solo funciona a partir del pedido de un cliente, pues la «Pastelería B y G» tiene un local propio en el barrio San Isidro, de Lambaré, donde ofrece al público una variedad de productos como minutas saladas, almuerzo los fines de semana y más otro tipo de dulces.

No obstante, las dificultades también se hicieron presentes y, en el desarrollo de su emprendimiento, el joven y su novia se toparon con diversos obstáculos. «Una de las dificultades fue el sobreendeudamiento, pues la gastronomía requiere de una inversión en utensilios y materiales. También, me robaron la moto mientras hacía pedidos; pasamos cosas duras, que hoy vemos como enseñanzas», comenta.

Según el repostero, la perseverancia, dedicación y, sobre todo, la buena predisposición a la hora de crear productos innovadores y de buena calidad constituyen los rasgos que caracterizan a su emprendimiento. Por ello, con miras al futuro, el joven sueña con expandir el negocio que creó con su novia a otros puntos del país, con el fin de ayudar a su familia y generar fuentes de trabajo para otros compatriotas.

Fanática del rubro de belleza

Soledad Acuña estudia nutrición en la Universidad del Norte y, tras perder su empleo cómo funcionaria de un consultorio odontológico, creó un emprendimiento en el que ofrece el servicio de la «planchita» a domicilio para sus clientas.

La joven lambareña creó un emprendimiento en el que ofrece el servicio de la «planchita» a domicilio para sus clientas.

«Mi mamá es la única que trabaja en mi hogar; la situación estaba un poco complicada. Yo dejé de trabajar a raíz de la pandemia. Como siempre tuve habilidades y soy fanática del mundo de la peluquería, aproveché que me regalaron una ‘planchita’ en mi cumpleaños y creé este emprendimiento», menciona Soledad.

En este sentido, la joven comenta que inició con un escaso número de clientas; no obstante, las redes sociales se convirtieron en sus aliadas, pues la gente empezó a compartir su servicio a domicilio en varias plataformas. «Poco a poquito me iban llegando clientas; todas compartían en las redes, pues el objetivo de mi emprendimiento es cubrir mis gastos de la facultad», comenta.

Para la joven, respetar el protocolo sanitario mientras provee el servicio de la «planchita» es fundamental; por ello, siempre cuenta con alcohol e insiste en que sus clientas utilicen mascarilla. «Siempre remarco el tema del tapabocas; además, siempre tengo alcohol. Hasta ahora no tuvimos problemas con el tema del protocolo y las clientas me trataron súper bien», afirma.

Soledad comenta que este emprendimiento ocupa un papel muy importante en su vida, pues «sino lo hubiera empezado, corría el riesgo de dejar la carrera». Con miras al futuro, la joven sueña con capacitarse en el rubro de la peluquería, pues es un hobbie que disfruta practicar en sus tiempos libres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias recientes

Cae en Paraguay la banda de «la estafa de la caja fuerte»

Una banda internacional fue desbaratada ayer por la Policía con la detención de seis integrantes y la incautación de 68.000 dólares auténticos...

Recuperan en Lambaré cemento denunciado en Salto del Guairá

La Policía y la Fiscalía recuperaron en un depósito de Lambaré un cargamento de 613 bolsas de cemento de 50 kilos, de...

Insólito robo de un camión descompuesto en Lambaré

Un camión de cargas que estaba depositado en un taller mecánico de nuestra ciudad desde hace seis meses fue robado por una...

Buscan a Loki, perro perdido en Lambaré

Un perro que responde al nombre de «Loki» se perdió en el barrio Valle Apu'a I de Lambaré. Por ello, los dueños...

Policías imputados por robo de municiones

Dos policías fueron imputados por el robo de 2.500 municiones para pistolas calibre 9 milímetros. Uno dijo que lo hizo por necesidad...